17 - julio - 2019

Delegación de Medios de Comunicación Social

Noticias de Interés

 
 
Nadie es profeta en su tierra, ¿o sí?

04 - febrero - 2019

Nadie es profeta en su tierra, ¿o sí?

José-Alberto Sutil Lorenzo
IV domingo del Tiempo Ordinario

¿Quién no ha dicho nunca tienes la cabeza más dura que un apóstol? ¿O que ese se ha lavado las manos como Poncio Pilato? ¿Quién no ha dicho que quien tiene un amigo es un tesoro? ¿O que de todo hay en la viña del Señor? Y es que las historias de la Biblia han servido para acicalar expresiones y dichos populares, amén de refranes como “nadie es profeta en su tierra”, expresión que aparece en el evangelio de hoy en labios de Jesús.

El domingo anterior hemos contemplado —y es el comienzo también del evangelio de hoy— cómo el Señor entra en la sinagoga de su pueblo, Nazaret, según tenía por costumbre los sábados, y hace algo extraordinario. Se presenta como el Mesías ante toda aquella gente que le conocía desde pequeño, que le habían visto jugar y correr, ir con su madre a por agua a la fuente del pueblo, trabajar con su padre, crecer como un joven normal. Y aquí se cambian las tornas. La admiración inicial se convierte en incredulidad: “¿No es este el hijo de José?”. Y Jesús les lee el pensamiento: quieren signos, los mismos que ha hecho en la cercana Cafarnaún. Pero la respuesta de Jesús es clara: Dios es Dios, no se ata a nada ni a nadie, viene para todos, y si ellos no le abren su corazón, otros lo harán. Y les recuerda que fueron precisamente personajes paganos quienes hicieron caso a los más grandes profetas de Israel: la viuda de Sarepta a Elías y Naamán el sirio a Eliseo. Los nazarenos se sienten interpelados, juzgados, despreciados, acusados, e intentan despeñar a Jesús, pero él se abrirá paso entre ellos con una firme mansedumbre y con la autoridad de la verdad. Es significativo que san Lucas coloque al comienzo de la vida pública de Jesús esta escena. En el fondo es el paradigma de las relaciones entre un Dios que busca con amor al hombre y un hombre que, en su terquedad y soberbia, rechaza a un Dios al que llevará hasta la cruz.

¿Qué nos enseña a nosotros esa escena? Que muchas veces donde lo tenemos más difícil para evangelizar es donde más nos conocen: nuestra familia, nuestros amigos, nuestros compañeros de trabajo, etc. Ello nos dirán también: “médico, cúrate a ti mismo”, conviértete tú primero y luego ven con todas las monsergas que quieras. Y no les faltará razón. Pero la fuerza del testimonio solo llega hasta cierto punto… Aquellos nazarenos tenían delante al Hijo de Dios y no se convirtieron. Ya dijo el venerable y mediático arzobispo norteamericano Fulton Sheen que “a menudo los santos no son reconocidos por los que los rodean”.  En la versión paralela de este evangelio según san Mateo, se nos dice que Jesús no pudo hacer allí muchos milagros a causa de su falta de fe (cf. Mt 13,58). ¡Pero hizo algunos! Siempre hay una puerta abierta a la esperanza.

Publicado en La Opinión-El Correo de Zamora, 03/02/19.

De interés general

Horario de misas

Horario de misas

Consulte los horarios de misa a las que puede asistir en la Diócesis…

Programas diocesanos en COPE

Programas diocesanos en COPE

Aquí podréis volver a escuchar tantas veces como queráis y descargar los programas…

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78