25 - octubre - 2020

Actualidad de la Diócesis de Zamora

Noticias de Interés

 
 
¿Necedad y torpeza?

27 - abril - 2020

¿Necedad y torpeza?

Hace poco escuché una historia que me conmovió profundamente. Fue en un audio que suelo meditar cada día. Es una iniciativa de varios sacerdotes que llega a miles de personas y que recientemente ha traspasado las fronteras de nuestro país reinventándose en tres nuevas versiones: latinoamericana, inglesa y portuguesa.

 

Se llama “10minutosconjesus” y los pues encontrar en el canal de Youtube del mismo nombre e incluso te puedes suscribir a un grupo de Whatsapp para que te llege cada día el audio puntualmente a tu móvil y no te tengas que preocupar de buscarlo. Hechas las presentaciones, que no está bien no citar las fuentes de donde uno coge las cosas, vayamos con la historia. Se trataba de un chico que practicaba natación. Le habían dicho que ese día no fuera a entrenar pero él quería estar en la mejor forma posible para el concurso de saltos, así que cogió sus enseres y se fue a la piscina, que, sorprendentemente, estaba abierta. Se cambió como de costumbre y se adentró en las instalaciones, que estaban semiluminadas. Subió al trampolín y se preparó para lanzarse al agua como tanta veces había hecho. Pero al abrir los brazos, una imagen cruzó su mente: ¡Jesucristo en la cruz! Y, de golpe, se le vinieron a la memoria tantos recuerdos de niño y de adolescentes, de las catequesis, de la parroquia.

 

Y hacía mucho tiempo que no lo hacía, pero se puso a rezar arrodillado en el trampolín, y estuvo un buen rato así, con una paz inmensa. De repente, se encendieron todas las luces de la piscina y se empezaron a oír gritos y comenzó a percibir con claridad: “pero, chico, ¿qué haces ahí arriba?, ¡baja inmediatamente!, ¿no ves que la piscina está vacía?, hoy hay parón de mantenimiento para cambiarle el agua…”. ¡No había agua en la piscina! Se había librado de una muerte segura… Dios lo había hecho… ¿Quién si no? Aquel chico comprendió. Quizás a ti también te haya pasado algo parecido, querido lector. Un accidente de tráfico, una crisis sentimental o afectiva, un apuro económico, un problema con alguien, has hecho todo lo humanamente posible y ¡de repente! Dios lo ha hecho y los acontecimientos han dado un giro de 180º. Esta es la experiencia de los discípulos de Emaús, que es el evangelio de este domingo.

 

Esta es la experiencia en general de las apariciones del Resucitado. Esta es la experiencia de la Pascua. Humanamente, estaba todo perdido. El Maestro había muerto y con él quedaban sepultadas todas las esperanzas que había aglutinado en torno a su persona. Los de Emaús entendieron que no les quedaba ya nada que hacer en Jerusalén ni junto al resto de discípulos. Un nuevo fracaso pesaba sobre sus espaldas. Sí, era verdad, Magdalena y las demás mujeres, el sepulcro vacío, ¡muy bien!, pero, ¿dónde estaba Jesús? Y es que hay veces que somos tan necios y torpes que el Señor mismo nos tiene que explicar los signos que nos da acerca de su resurrección y su presencia. A cada uno de nosotros el Señor nos tendría que llamar muchas veces “necios y torpes” por las veces que no hemos creído en su palabra, que nos hemos fiado más de nuestras fuerzas, que hemos pedido más signos de la cuenta. Aquel chico de la piscina del que te he hablado al principio lo comprendió perfectamente. Experimentó lo que significa la Pascua, el paso del Señor. Los de Emaús y el resto de testigos del Señor también. Que a nosotros nos pase lo mismo. Confinados, pero ¡resucitados!

 

José Alberto Sutil Lorenzo

De interés general

Patrimonio

Cúpula románica

Cúpula románica

Catedral de Zamora

Zamora

Patrimonio

Puerta del Obispo

Puerta del Obispo

Catedral de Zamora

Zamora

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78