12 - noviembre - 2019

Vicaría Episcopal para Asuntos Sociales

Reportajes

 
 
Ecónoma de la Diócesis de Zamora: “hay transparencia en las cuentas y en la gestión”

27 - septiembre - 2013

Ecónoma de la Diócesis de Zamora: “hay transparencia en las cuentas y en la gestión”

En el material que se reparte estos días por las parroquias de toda España se incluye un periódico que termina con una entrevista a la gerente económico de la Diócesis de Zamora, Pilar Ramos, donde explica cómo se sostiene una Diócesis pequeña como ésta en tiempos de crisis.

Zamora, 20/04/13. Se acaba de empezar a distribuir en las parroquias de la Diócesis de Zamora el material informativo sobre el sostenimiento económico de la Iglesia católica en el tiempo en el que los ciudadanos realizan su Declaración de la Renta anual. Además de los carteles, se han repartido 3.500 ejemplares del periódico Por tantos, editado por la Conferencia Episcopal Española.

 

El periódico se cierra precisamente con una entrevista a la ecónoma de la Diócesis de Zamora, Pilar Ramos Guerreira, que lleva 23 años trabajando para esta institución. En 1996 fue nombrada la gerente económico, convirtiéndose así en la primera mujer con este cargo en una Iglesia local española.

 

Tiene 55 años y, como explica el periodista José Ignacio Rivarés al presentar la entrevista, su mensaje desde la experiencia es claro: “a las diócesis también les está pasando factura la crisis, y la transparencia en las cuentas y en la gestión es la seña de identidad de las finanzas de la Iglesia”. Reproducimos a continuación la entrevista íntegra.

- La de Zamora es una diócesis pequeña (162.000 fieles, 303 parroquias y unos 200 sacerdotes), similar a muchas otras de nuestro país: Barbastro-Monzón, Ibiza, Guadix, Palencia, Teruel y Albarracín, Huesca, Osma-Soria… ¿Cómo se financia?

- Como el resto. El modo es similar en todas, aunque los porcentajes de cada una de las formas de llevarla a cabo varía. Generalmente las diócesis se financian por tres vías: la primera, a través del Fondo Común Interdiocesano, una vez se distribuye el dinero procedente de marcar la “X” en la Declaración de la Renta; la segunda, con los donativos, cuotas, colectas, legados, etc. que se reciben; y la tercera, mediante el rendimiento de recursos propios diocesanos o parroquiales. Resumiendo: se financian a través de las aportaciones que hacen los católicos y quienes, sin serlo, apoyan la tarea que realiza la Iglesia católica en general y la diocesana en particular.

- Cuentan ustedes, por tanto, con recursos propios. ¿Cómo los administran?

- Sí, contamos con bienes inmuebles, patrimonio artístico y económico. En el caso de los inmuebles, tratamos de incentivar el alquiler en todos aquellos bienes que no son necesarios para el desarrollo de las actividades pastorales; procuramos también conservar y difundir nuestro patrimonio artístico; y los recursos económicos los administramos según las directrices marcadas por el Consejo Diocesano de Asuntos Económicos. Procuramos actuar siempre con prudencia y cautela, pero procurando también obtener un rendimiento que nos permita desarrollar las actividades de nuestra Iglesia, que no son otras que los objetivos pastorales fijados y que se llevan a cabo a través de las distintas vicarías, delegaciones y secretariados.

- ¿Cuáles son los programas pastorales más importantes de la diócesis?

- Se fijan cada año. En 2012/13 toda la programación pastoral se desarrolla dentro del Año de la fe. Como aportación particular de la Iglesia de Zamora, estamos trabajando en la puesta en marcha y potenciación de la pastoral de adolescencia, como instrumento para acompañar el crecimiento y maduración de los adolescentes en su ser cristiano. No obstante, me gustaría citar también, en el ámbito de la gestión económica de la diócesis, el Plan Diocesano de Reforma Económica que se desarrolló de 1996 a 2002 y marcó un antes y un después. Propuso, entre otros, el objetivo particular de reestructurar la economía diocesana y conseguir que fuera “más racionalizada, más corresponsable, más solidaria” y caminase hacia la autofinanciación.

- ¿Han notado también las cuentas diocesanas la crisis?

- Por supuesto. Una fuente importante de financiación es la aportación económica de los fieles. En un momento tan delicado como el actual, en el que en cada familia hay un problema que atender, es habitual que se rebajen o supriman las cuotas y donativos.

- Hay gente que desconfía cuando se habla de dinero. ¿Hay transparencia en las cuentas?

- Sin ninguna duda. Hay transparencia tanto en las cuentas como en la gestión. Es algo que se tiene muy en cuenta. Tanto para mí, en tanto que gerente económico, como para el resto de los miembros del Consejo Diocesano de Asuntos Económicos, este aspecto tiene una tremenda importancia. Las cuentas son presentadas, estudiadas y aprobadas cada año por el Consejo competente y, posteriormente, se presentan también al Consejo Presbiteral. Somos especialmente sensibles en las donaciones, herencias y legados a la hora de mantener intacta la voluntad del donante, respetando fielmente el destino de los bienes recibidos. La gestión, de igual forma, se aprueba también en los distintos Consejos.

- ¿Qué les diría a aquellas personas que, por dejadez, descuido u otros motivos, no marcan la “X” destinada a la Iglesia católica en el impreso de Declaración de la Renta?

 

- En primer lugar, que tienen que tener muy claro que marcar la “X” no supone ninguna aportación extra. Y en segundo, que este gesto es importante, ya que vamos a destinar la cantidad que marca la ley a la entidad que nosotros elijamos. Yo pido, ante todo, que se marque la casilla de la Iglesia católica por la tarea que esta realiza en favor de millones de personas. Todos, en algún momento de la vida, necesitamos a la Iglesia.

Obispado de Zamora. Puerta del Obispo, Nº 2 - C.P.: 49001 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 18 02 / Fax: 980 50 90 82 Email: info@diocesisdezamora.es
Casa de la Iglesia - Seminario. Plaza del Seminario, Nº 2 - C.P.: 49003 - Zamora (España) Teléfono: 980 53 52 78